top of page
Buscar

KOKYU: RESPIRACIÓN

Actualizado: 26 dic 2023



KOKYU

RESPIRACIÓN

 

KO significa espirar

KYU significa inspirar


Cuando se habla de de la importancia de respirar correctamente como aspecto fundamental de vida (podemos pasar días sin comer pero sólo minutos sin aire). El oxígeno es el combustible de nuestro cuerpo, cuando éste se consume libera la energía que anima y calienta los músculos y otros órganos. Controlar la respiración resulta pues fundamental para controlar el cuerpo, e incluso la mente. Se trata de una parte muy importante del deporte, y por ello es necesario que la cuidemos al máximo para así conseguir los mejores resultados.

  La respiración es uno de los elementos deportivos que menos cuidamos. Solemos olvidarnos de ella, como si fuera algo tan natural que ni se pudiera controlar ni importase demasiado. Pero Oriente lleva milenios investigando la respiración, por lo que las escuelas más tradicionales se preocupan por cultivar con especial cuidado el arte de respirar. Sea cual sea nuestra orientación (competitiva, defensiva, espiritual o por cuestiones de salud), unos pocos conceptos y consejos sobre respiración pueden aportarnos numerosos beneficios.


En las artes marciales la respiración es un elemento imprescindible ya que se encarga de controlar el ritmo cardíaco, en la contracción y relajación de los músculos del cuerpo, el aprovechamiento de la energía para generar un ataque o defensa más potente.


DIFERENCIA ENTRE RESPIRACIÓN TORÁCICA Y DIAFRAGMÁTICA

La torácica es la usada cotidianamente para la mayoría de las circunstancias mientras que la abdominal es la más recomendable para la actividad en las artes marciales.


En la respiración torácica al inhalar los músculos del pecho y hombros tiran hacia arriba y se hincha el tórax. Al producir esta hinchazón en el pecho se produce un desequilibrio en esta parte del cuerpo ya que se desplaza el centro de gravedad con lo cual resulta más difícil realizar un movimiento rítmico y constate ya que hay que volver a regular el centro de gravedad constantemente. Con esta respiración solo se llena la parte superior de los pulmones dejando el diafragma casi sin uso y no llenando los pulmones al completo. Esto provoca que la oxigenación del organismo no sea completa y ante ejercicios intensos puede llegar a provocar fatiga.


En la respiración abdominal o diafragmática el diafragma se desplaza hacia abajo expandiendo el abdomen hacia afuera, evitando así echar hacia arriba el pecho y los hombros. Cuando expandimos el abdomen el diafragma desciende al máximo, llenando así los pulmones completamente debido a que estos se encuentran más relajados y se expanden más tomando más oxígeno. Esto evita que nuestro cuerpo se fatigue prematuramente. También aporta una estabilidad mayor de la columna vertebral. Otro beneficio de este tipo de respiración es el control de la ansiedad ya que puede ayudar a calmarnos al hacer más controlable el ritmo respiratorio que se consigue al realizar un correcto llenado de los pulmones.




TIPOS

DE RESPIRACIÓN

 

1 NOGARE

Respiración diafragmática profunda sin contracción abdominal, no sonora.

Colocar las manos sueltas encima de las piernas con las palmas hacia arriba y con la derecha descansando sobre la izquierda, ambos pulgares se tocan. En cuanto al tronco, debe permanecer recto, incluyendo la columna y los hombros relajados y reposando, la cabeza con el mentón paralelo al suelo y la mirada inclinada hacia abajo. Se respira relajada y naturalmente usando únicamente el movimiento del diafragma y de los músculos abdominales.


La respiración Nogare (Respiración lenta / suave) es el tipo de respiración suave pero firme que comienza desde las profundidades del abdomen. Esto es similar al tipo de respiración que se practica en Yoga y meditación Zen. Esta es la forma normal en que un bebé respira. Si observa a un bebé respirar, naturalmente respirará desde el estómago. Es sólo cuando envejecemos que «aprendemos» a respirar desde nuestro pecho, más superficial. El objetivo es volver a la «respiración del bebé».




2 IBUKI

Respiración diafragmática con contracción abdominal y sonora.

Sería el utilizado en la mayoría de las técnicas ya que nos facilita el proteger los órganos internos, el conseguir una adecuada tensión en todo el cuerpo y la sonoridad hace que sea más fácil de corregir si se ejecuta mal.


Esta técnica es el canal a través del cual el Hara (Tanden – se pronuncia dan-ten en chino) conecta el espíritu con el cuerpo, a través de Ki (energía interna). Esta técnica sirve para contraer los músculos del cuerpo en un solo momento y es capaz de absorber un golpe sin sufrir mucho daño, o al menos una pequeña parte. Esta contracción, que tiene lugar a través de la respiración ibuki, se llama kime.




3 HARA

Respiración diafragmática sin contracción abdominal y no sonora.


REGLA DEL 4

Tomaremos aire lentamente y profundamente por la nariz mientras contamos hasta 4 intentando llenar todos los pulmones y observando como el abdomen sale hacia fuera.

Realizamos una pequeña pausa de pocos segundos. Contamos 4 mientras mantenemos el aire dentro.

Soltamos el aire por la boca mientras contamos nuevamente hasta 4 lentamente. Notaremos como el abdomen se relaja y se mete hacia dentro.


La relación entre la respiración y nuestro estado mental o psicológico se hace evidente sobre todo en la competición (Shiai), pero también en situaciones de defensa personal. El nerviosismo, el miedo o la inseguridad tienden a acelerar (por medio de descargas de adrenalina) nuestro ritmo cardíaco, y con él nuestra respiración. Ésta se hace corta o entrecortada, brusca e irregular, síntoma que se está a punto de perder el control mental. Si no se pone remedio, lo que sigue puede ser un creciente bloqueo, que dificulta los movimientos y respuestas, o bien al contrario, reacciones excesivas, descontroladas, “ciegas”.


 El mejor método para mitigar las descargas de adrenalina y ralentizar el corazón, reduciendo así la tensión consecuente, consiste en controlar la respiración. Se han de realizar técnicas de respiración profunda, cuyo efecto casi inmediato es el de aportar tranquilidad y despejar la mente. Este tipo de respiración estimula la emisión de una hormona llamada endorfina, que tiene un efecto analgésico.


 Esta respiración abdominal es de hecho la base respiratoria de la mayor parte de las Artes Marciales orientales, así como de otras prácticas psico-físicas (Yoga, Qi-gong, Zen), que contienen ejercicios para desarrollarla. Como cualquier otra cualidad, ésta debe entrenarse cotidianamente hasta que logremos naturalizarla.


Históricamente, el pensamiento occidental ha tendido a dividir cuerpo y mente como entidades separadas o escasamente conectadas. Mucho antes, Oriente descubrió la conexión entre ambas, la respiración, concluyendo que no existe tal separación, sino que cuerpo y mente forman un todo. La respiración es pues el puente entre el cuerpo y la mente, así que, en el fondo, respirar inconscientemente fomenta la inconsciencia de nuestros actos. Controlando la respiración, facilitaremos que nuestra mente (voluntad, intención, seguridad) controle mejor el cuerpo, y permitiremos al cuerpo influir en la mente (relajación, sensibilidad, intuición).





VÍDEOS

DE INTERÉS

 









14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page